sábado, 16 de julio de 2011

Las leyendas de la Mota del Marqués y su CAPÍTULO I: EL CABALLERO DE SUABIA

BAJO ESTAS LINEAS: Vista de la Mota del Marqués. Al fondo en la foto y en lo alto de "la mota", se observa la torre del homenaje circular (uno de los pocos ejemplos de este tipo de arquitectura en nuestro país). Contiene una cúpula interior y está construida quizás a "modo Gibelino"; arquitectura militar y civil del medievo típica de la familia reinante en Baviera (Suabia y Sicilia). Entre sus características se encontraba la de crear castillos con grandes torres circulares, tanto como hacer almenas con forma de "cola de golondrina". La torre del gran castillo que hubo en Mota del Marqués (ahora en restauración) es posiblemente uno de estos extraños casos de arquitectura medieval en que se usan grandes torres circulares, con cúpulas interiores. Durante la guerra de la Independencia y hacia 1810, fué duramente dañado el edificio por cañonazos franceses -pese a que hasta aquel tiempo esta construcción había permanecido en pié y en estado más o menos aceptable-. La Consejería de cultura de Castilla y León decidió restaurarlo hace aproximadamente un año, evitando el derrumbe paulatino que se venía produciendo (restauración que se consiguió gracias al buen hacer del Ayuntamiento motano y al de la Asociación Cultural AREPA MOTA XXI). http://www.motadelmarques.com/Historia.html


Hace un tiempo compré en un almacén de cosas antiguas sito en Tagarabuena (pedanía junto a la ciudad de Toro), un mueblecito que me dijeron venia de una casa muy antigua de Mota del Marqués. Estaban sus cajones cerrados y al abrir uno de ellos, apareció un maletín lleno de libritos. Bajo este, encontré un gran almanaque reencuadernado en rojo y al abrirlo ví que se trataba de "un diario" escrito a mano. Por su letra y papel, parecía el típico cuaderno de finales del siglo XIX, redactado en la mejor caligrafía inglesa. Quité su suciedad y el polvo, tras lo que comprobé que en su primera página llevaba escrito un nombre y una fecha, que resultaban ilegibles -las manchas y el deterioro de su antigua portada no dejaban ver ni el autor ni el año que señalaba-. Pese a ello, ya en su segunda hoja sí podía verse con claridad el título de aquel manuscrito, donde ponía: LEYENDAS DEL CASTILLO DE MOTA DEL MARQUÉS, ESTAS LEYENDAS ME LAS CONTÓ MI ABUELO, Y A MI ABUELO EL SUYO Y A ESTE EL SUYO; SIN SABERSE CUANDO FUERON CREADAS. CAPITULO PRIMERO "EL CABALLERO DE SUABIA":

Con detenimiento y bastante dificultad conseguí ir leyendo ese primer capítulo, del que con asombro ví que guardaba datos históricos de suma importancia. Tras aquello, decidí telefonear a Tagarabuena para hablar con el dueño del almacén donde compré el mueble en el que apareció el libro; con el fin de que me dijera quién o quienes pudieron ser los propietarios de aquel divertido diario cargado de leyendas. Así, aquel simpático anticuario toresano, me comentó que lo había adquirido en una casa viejísima del pueblo antes mencionado, situada en la calle Germán Gamazo. Tanto como afirmaba que seguramente el librito de leyendas era de algún familiar o antepasado del que le había vendido los muebles (al vaciar la casa). Pues sabía que "esas gentes" habían tenido un tioabuelo monje -o abad-, en el Monasterio de la Santa Espina -sito a pocos kilómetros de Mota-, conocido hace más de un siglo como historiador (o profesor de Historia).


JUNTO A ESTAS LINEAS: El ejemplar de las leyendas de Mota del Marqués fotografiado sobre el mueble en el que fué encontrado. Se trata de un diario manuscrito con más de un siglo de antigüedad (de unos 30 x 40 centímetros), con unas cien páginas y que fué reencuadernado en piel roja, por sus herederos, hace unos cincuenta años. Tras hallarlo, pude encontrar a los que habían sido sus dueños a los que devolví el libro, después de fotografiar sus páginas.


Contento con el resultado de las "pesquisas", fotografié el maletín lleno de libros que apareció en el cajón, junto al mencionado almanaque de leyendas. Con aquella "documentación", me dirigí hacia el lugar del cual procedía el libro, con la intención de hablar con quienes habían sido sus dueños. Busqué la mencionada casa, pero esa mansión tan vieja había cambiado de propietarios y el que la compró solo pudo facilitarme un número de teléfono para que contactara con sus antiguos dueños. Aquellos, cuando les llamé y al oirme decir que había encontrado el mencionado manuscrito de leyendas, se pusieron felices -ya que pensaban que alguien lo había perdido (o sustraido) en el traslado y venta de la casa-. De tal manera, quedé con ellos en Valladolid para devolverles el ejemplar, pidiéndoles solo a cambio que me dejaran copiar sus páginas, para poder dar a conocer un día algunas de las historias que allí se narraban. Su propietarios, muy contentos por recuperar el libro, consintieron a mi deseo, tanto como me dijeron que había sido escrito por un hermano de su bisabuela, clérigo de La Santa Espina.


Debido a ello, desde hoy he decidido abrir este blog donde ir recogiendo o resumiendo lo que había redactado en ese almanaque llamado: "Leyendas del Castillo de la Mota del Marqués". Incluyendo textualmente las partes que de su original sean legibles, mientras reinterpretaremos o explicaremos aquellas otras que por manchas, roturas o borrones, no se puedan comprender. Así intentaremos dar a conocer ese librito hecho a mano por un monje de La Santa Espina, hace más de cien años. Que para una mejor transcripción, plasmaremos en su texto original con letras mayúsculas cursivas; introduciendo en minúsculas, la partes o ideas que han de suponerse que estuvieron (pero que fueron borradas por el tiempo). De tal manera, lo que desde ahora aparezca en mayúsculas, sabremos que se refiere al diario original, mientras aquello que vamos añadiendo en minúsculas serán "ampliación o añadidos" por faltas que existen en el texto hallado.
Tal como decíamos al comienzo, la primera leyenda que contenía se denominaba "El caballero de Suabia" y era la siguiente:



BAJO ESTAS LINEAS: La ermita de Castellanos a la entrada de Mota del Marqués. Es un edificio cuya fundación parece antiquísima, habiendo testimonio de autorización desde La Santa Espina para su culto en épocas cercanas a Beatriz de Suabia. Pese a ello su actual ubicación, tanto como las continuas reformas llevadas a cabo en el templo, han dejado apenas algún vestigio de su primera construcción en el siglo XIII.



EL CABALLERO DE SUABIA:








Hacia el año 1218 se llevó a cabo la promesa de matrimonio entre la hija de Felipe de Suabia (Beatriz) y quien heredó el trono de Castilla como Fernando III -que llegaría a la santidad-. Durante el viaje desde Alemania DE BEATRIZ DE SUABIA HASTA CASTILLA, PARA CASARSE CON FERNANDO en 1219, AQUELLA PRINCESA VINO ESCOLTADA Y ACOMPAÑADA POR VARIOS CABALLEROS TEUTONES (1). UNO DE ELLOS, LLAMADO WOLFRAM, ERA BELLÍSIMO Y CULTO, SABEDOR DE ARTES Y LETRAS. PERO EN AQUEL LARGO TRAYECTO DESDE CENTROEUROPA, DICEN QUE LA PRINCESA SE FIJÓ EN ÉL. TANTO QUE EL ÚLTIMO DIA Y ANTES DE DESPEDIRSE DE WOLFRAM, BEATRIZ LE REGALO UN MECHÓN DE SU PELO... . UN DÍA DESPUÉS, LLEGARON EL SÉQUITO Y LA PRINCESA ANTE EL REY FERNANDO, QUIEN DECIDIÓ QUE TODOS AQUELLOS QUE HABÍAN ESCOLTADO A SU FUTURA ESPOSA, ASITIERAN A LAS BODAS. OTORGÁNDOLES COMO PREMIO POR HABERLA TRAIDO SANA Y SALVA HASTA SU REINO, EL DERECHO A QUE SE ESTABLECIERAN EN NUESTRAS TIERRAS, SIRVIENDO A CASTILLA. DE TAL MANERA, GRAN PARTE DE AQUELLOS CABALLEROS TEUTONES DECIDIERON NO REGRESAR MÁS A SUABIA, QUEDÁNDOSE AL MANDO DE DON FERNANDO Y FUNDANDO LA ORDEN GERMANA EN HISPANIA.



ASI PASÓ ALGUN TIEMPO, Y WOLFRAM SEGUÍA VIENDO A LA REINA, SABIENDO QUE AQUELLA LE MIRABA CON "OJOS ESPECIALES". PERO UN DIA, MUY EMBRIAGADO AQUEL CABALLERO TEUTON, SE ATREVIÓ A COMENTAR ENTRE LOS DE LA CORTE, QUE LA REINA LE PREFERÍA, TANTO QUE TENIA UN MECHÓN DE PELO REGALADO POR ELLA. TAN "INOPORTUNO Y ATREVIDO COMENTARIO" LLEGÓ A OIDOS DEL REY FERNANDO, QUIEN MANDÓ APRESAR AL JOVEN WOLFRAM. PERO NARRA LA LEYENDA QUE CON LA AYUDA DE LA Da. BEATRIZ CONSIGUIERON QUE HUYERA, DÁNDOLE UN CABALLO PARA QUE LLEGASE HASTA UNA DE LAS VILLAS Y TIERRAS QUE ERAN DE SU DOMINIO: SANTIBAÑEZ DE MOTA (COMO POR AQUEL ENTONCES SE LLAMABA LA POBLACIÓN HOY ES MOTA DEL MARQUÉS) (2).

JUNTO A ESTAS LINEAS: Posible retrato de Beatriz Isabel de Suabia que divulga la enciclopedia virtual Wikipedia (tan criticada por muchos y tan usada por todos -incluso por cuantos la critican- Copy.R. libre en foto). En la catedral de Sevilla existió otra estatua sedente de esta reina y coetanea a su primera tumba. Luego se realizó una nueva escultura en piedra sobre su sepulcro, pese a que aquella última es una obra muy moderna tallada hace apenas sesenta años.

OCULTO EN AQUELLA POBLACIÓN, EL FAMOSO CABALLERO TEUTÓN WOLFRAM CAMBIÓ DE NOMBRE Y PARA NO SER RECONOCIDO se hizo pasar por UN RECIÉN LLEGADO DE LAS CRUZADAS LLAMADO BARAJ -palabra que en árabe significa "la suerte"-. ESTABLECIDO EN EL MONTE de Santibañez, VIVIÓ EN ESTA VILLA HASTA SU MUERTE . Así fué como hasta MOTA LLEGARON OTROS MUCHOS CABALLEROS ALEMANES. PARA ACOMPAÑAR a Wolfram, O PORQUE GRACIAS A LA MEDIACIÓN DE LA REINA, EN ESTA POBLACIÓN SE INICIÓ LA ORDEN TEUTONA EN TIERRAS DE CASTILLA (3). DE TAL MANERA Y COMO AQUEL WOLFRAM (LLAMADO en Mota  BARAJ) DIJO SER UN CRUZADO VENIDO DESDE ORIENTE; DECIDIERON ELEVAR LOS GERMANOS UNA TORRE DEL CASTILLO VIGÍA, PARA CUIDAR DEL CAMINO QUE UNÍA SANTIAGO DE COMPOSTELA, CON JERUSALÉN.








AQUELLA RUTA QUE NACÍA DE COMPOSTELA Y QUE IBA A PARAR HASTA TIERRA SANTA, PASABA FRENTE A MOTA, LLEGANDO POR ÁVILA Y TOLEDO, HASTA CARAVACA DE LA CRUZ (DONDE EN SUS PUERTOS MÁS PRÓXIMOS SE EMBARCABAN ENTONCES LOS CRUZADOS). DE TAL MANERA, PIDIERON WOLFRAM Y SUS COMPAÑEROS DE ORDEN, FUNDACIÓN DE PLAZA EN ESTE PUNTO DEL CAMINO, SIENDO LA SANTA ESPINA EL MONASTERIO QUE SE LA CONCEDIÓ (4). BAJO LA TUTELA DE AQUEL TEMPLO, CREARON LOS TEUTONES LA TORRE DEL HOMENAJE EN EL CASTILLO, A MODO CIRCULAR (COMO SE HACÍA EN EL CENTRO DE EUROPA) Y LA ERMITA DE CASTELLANOS. IGLESIA QUE FUÉ LLAMADA DE ESTA MANERA EN VIRTUD DE QUE TODOS ESTOS CABALLEROS ALEMANES, VENERARON A SU VIRGEN CASTELLANA.


PERO NO MUCHOS AÑOS DESPUÉS LLEGÓ EL DIA EN EL QUE AQUEL BARAJ (antes llamado Wolfram) SINTIÓ QUE SUS DIAS SE TERMINABAN Y ENTONCES ENVIÓ HASTA LA REINA UN MENSAJERO CON UNA MISIVA. EN AQUELLA, INCLUYÓ EL MECHÓN DE PELO DE Da. BEATRIZ, QUE SIEMPRE HABÍA GUARDADO EN EL PECHO, DENTRO DE UN RELICARIO. Y JUNTO A ELLO UN MENSAJE EN EL EL QUE ESCRIBIÓ SOLO LAS PALABRAS LATINAS: "CAESAR IES EQU ES". AQUELLAS VOCES FUERON INTERPRETADAS POR LOS QUE ACOMPAÑABAN A LA REINA AL ABRIR LA CARTA COMO FRASE ALUSIVA A LA ORDEN DE LOS TEUTONES. ENTENDIENDO SOLO: "ALLÍ CABALLERO DEL REY" (aquí caballero del césar)=(caesar iens eques est). PERO SU VERDADERO SIGNIFICADO PRONTO LO COMPRENDIÓ Da. Beatriz, PUES "CAESARIES" EN LATÍN ES "CABELLO", TANTO COMO "EQUES" SE TRADUCE POR "CABALLERO". ASÍ AL VER SU MECHÓN DE PELO, la princesa de Suabia COMPRENDIÓ EL MENSAJE CON SU VERDADERO SENTIDO: "CABELLO DEL CABALLERO" (caballero del cabello). TRÁS LO QUE PREGUNTÓ AL MENSAJERO QUIÉN LE HABÍA ENTREGADO AQUELLA MISIVA. A LO QUE EL ENVIADO LE DIJO QUE UN HOMBRE DE ENTRE LOS TEUTONES, QUE SE ENCONTRABA ENFERMO Y MORIBUNDO, EN UN LUGAR LLAMADO SANTIBAÑEZ DE LA MOTA.


PRONTO QUISO SABER LA REINA QUÉ SUCEDÍA A SU CABALLERO WOLFRAM Y VINO HASTA NUESTRAS TIERRAS TAN PRESTO COMO PUDO, PERO CUANDO LLEGÓ A ELLAS LE COMUNICARON QUE AQUEL AL QUE LLAMABAN BARAJ, YA HABÍA FALLECIDO. TRISTE POR NO HABER PODIDO VERLE POR ÚLTIMA VEZ, ENCARGÓ QUE LE HICIERAN UNA GRAN LÁPIDA SOBRE LA QUE NO PUDO INSCRIBIR NOMBRE ALGUNO, PORQUE NO SE SUPIERA QUE LA REINA PAGABA UNA TUMBA DEDICADA A UN CABALLERO. POR AQUELLO MANDÓ TALLAR EN ELLA UNA GRAN CRUZ TEUTONA Y A SUS PIES COLOCAR LA LEYENDA "CAESAR IES EQU ES". REGALANDO A LA ERMITA QUE ENTONCES ESTABAN CONSTRUYENDO (que fué el prigen de la de Castellanos) AQUELLA LOSA LABRADA PARA QUE FUERA LA TUMBA DE ESE AL QUE EN MOTA LLAMARON BARAJ Y ELLA CONOCIÓ EN SUABIA COMO WOLFRAM. ASÍ BEATRIZ SE RETIRÓ A LA CIUDAD DE TORO, DONDE LLORÓ LA MUERTE DE AQUEL AL QUE PARECE TANTO HABÍA ADMIRADO. PERO FUÉ TANTA SU TRISTEZA QUE POCOS DIAS DESPUÉS TAMBIÉN MORIRÍA; Y SE DICE QUE AQUELLO SUCEDIÓ EN 1235 JUNTO AL TEMPLO DE SAN LORENZO DE TORO, Y PORQUE LA REINA DEJÓ DE PROBAR ALIMENTO AL SABER QUE WOLFRAM HABÍA MUERTO (5).


AQUELLA IGLESIA ANTIGUA Y TEUTONA DE LOS CASTELLANOS, DE LA QUE HABLAMOS, FUE DERRUIDA PARA SER RECONSTRUIDA Y REHABILITADA (VARIAS VECES A LO LARGO DE SU DILATADA HISTORIA). PESE A ELLO Y AUNQUE TIRARON TODA SU ESTRUCTURA Y PIEDRAS ORIGINALES, NUNCA SE DESPRENDIERON DE ESTA GRAN LOSA CON LA CRUZ TEUTONA (6). UNA PIEDRA QUE AÚN PERMANECE EN LA ERMITA DE MOTA, PRESIDIENDO SU ZONA CENTRAL. LÁPIDA QUE NARRAN LAS HISTORIAS, FUÉ LA TUMBA DEL "CABALLERO DEL CABELLO" (WOLFRAM, O BARAJ); DE QUIEN DIJERON LAS MALÍSIMAS LENGUAS QUE HASTA ERA EL VERDADERO PADRE DEL PRIMOGÉNITO DE BEATRIZ DE SUABIA: ALFONSO X . Y QUE POR ELLO DE NIÑO, AL PRÍNCIPE ALFONSO, LE LLAMABAN "ALFONSO EL SUABIO". QUIEN PARA QUITARSE TAN INSULTANTE MOTE COMENZÓ A ESTUDIAR DÍA Y NOCHE, INTENTANDO LOGRAR CAMBIARLO POR EL DE Alfonso X "EL SABIO". AUNQUE TODO ELLO SUENA MÁS A INFAMIAS QUE A LEYENDAS. Pero LO QUE SÍ PARECE REAL Y CIERTO ES QUE DE ESTE BARAJ DE SUABIA, DESCIENDEN LA FAMILIA DE LOS BARAJAS (de Mota del Marqués y de Toro) (7) QUIENES AÚN SON RUBIOS, PARECEN TEUTONES Y CUYO APELLIDO PROCEDE DE ESE NOMBRE QUE TOMÓ WOLFRAM AL ESCONDERSE EN NUESTRO PUEBLO Y CUYO SIGNIFICADO DIJIMOS QUE ERA EL DE "LA SUERTE" ("la baraja").

Hasta aquí recogemos lo que ponía en el primer capítulo de "Leyendas del castillo de La Mota del Marqués". Intentaremos hacernos con una fotografía de la mencionada lápida con la cruz teutona, que se conserva en el interior de la ermita de Castellanos (para incluirla en siguientes entradas).
BAJO ESTAS LINEAS: La ermita de Castellanos en el atardecer.

Citas:
(1) En Noviembre de 1219 se celebraron las bodas entre Fernando III (el santo) y Beatriz Isabel de Suabia; hija del rey suavo Felipe de Hohenstauf. Es famoso el viaje que la pobre Beatriz hubo de realizar atravesando media Europa, y sometiéndose a miles de calamidades, riesgos y problemas durante semanas (llegando al fin, sana y salva a Castilla). Año y medio después de estos esponsales, nacería su primogénito que reinó como Alfonso X el sabio.





(2) Efectivamente, tal como el texto narra, la Mota del Marqués antes perteneció al territorio de la famosa reina y luego a la ciudad de Toro. De ello el nombre de los montes que rodean la zona, llamados Torozos; tanto como su antiguo nombre: Monte (o mota) de Toro, antes llamada Santibañez o San Juan de Mota. Por su parte, la ciudad de Toro parece ser que pertenecía como dote a Beatriz de Suabia y de ello es lógico que los caballeros que la acompañaron en su viaje hasta Castilla terminaran fundando junto a aquellas tierras. En 1222 la reina esposa de Fernando III otorgó poderes a los teutones para que llevaran a cabo esta fundación en Mota.


(3) Cierto es que en Mota del Marqués hubo una de las pocas fundaciones de Los Caballeros Teutones, creada en épocas de Fernando III (y seguida en la  de Alfonso X). A ellos, como decimoas,  se debe el extraño castillo con torre del homenaje de enormes proporciones y totalmente circular (de la que ya hemos hablado).


(4) Parece totalmente cierto el hecho que cita, de que desde La Santa Espina (monasterio a pocos kilómetros de Mota del Marqués), fundaron los teutones los templos motanos de su orden en Castilla. Por lo demás, el Camino de Santiago que une con Caravaca de la Cruz el templo de Compostela, pasa por Mota del Marqués.


(5) Lo único realmente comprobable del texto es que Beatriz de Suabia verdaderamente murió en 1235, en la ciudad de Toro. Tras ello sería enterrada en Las Huelgas de Burgos, para ser definitivamente trasladados sus restos (poco después) a la Catedral de Sevilla.


(6) Igualmente es cierto que en la zona central de la Iglesia-ermita de Castellanos se encuentra una gran losa del siglo XIII, con la curz teutona. Es ella una de las más claras evidencia de la fundación de los templos y edificios del pueblo, realizadas por caballeros alemanes llegados en tiempos de Beatriz de Suabia, o de su hijo Alfonso X.


(7) Las familias y los apellidos Barajas y Baraja, se extienden por la zona de Toro y la de Mota del Marqués. Siendo verdad que muchos de ellos son rubios y de ojos azules. Pese a lo que no sabemos si aquellos rasgos reponden más a las repoblaciones y dominios de los visigodos en la zona; quienes tenían grandes feudos (y hasta fincas de recreo) en las zonas de Tordesillas a Toro y desde estas poblacioens hasta Sanabria y Valladolid capital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario