sábado, 23 de julio de 2011

CAPITULO II: DON JUAN DE AUSTRIA EN MOTA Y SU VISIÓN DEL EMPERADOR.

Continuamos con lo que narraba el libro de leyendas que hallamos hace unos meses dentro de un mueble que nos vendieron en Tagarabuena. Ya dijimos que en este, encontramos un almanaque escrito a mano hacia fines del siglo XIX y que había sido reencuadernado unas seis décadas atrás. En él se encontraban manuscritas lo que se decía eran las "Leyendas del Castillo de la Mota del Marqués", recopiladas por un clérigo de la Santa Espina entorno a 1870. Sumando centenares de páginas en las que se relataban hechos y curiosidades históricas que nos llamaron someramente la atención. Creimos que se trataba de un texto apócrifo y sin importancia, por lo que nos pusimos en contacto con académicos y profesores de las Universidades, quienes nos ratificaron que se trataba de un original y posiblemente de una compliación de cuentos y leyendas referidas a la zona de Mota del Marqués; recogidas por un famoso fraile (o abad) de la Santa Espina. Tras ello, lo fotografiamos con detenimiento, antes de hacérselo llegar a los antiguos dueños (quienes fueron hasta hace no mucho, los propietarios de una anciana casa sita en la Calle motana de Germán Gamazo). Aquellos, nos comentaron que se trataba de un manuscrito redactado por un hermano de su bisabuela, quien fué recogiendo las leyendas, cuentos y "noticias históricas" que de la zona se conservaban aún a fines del siglo XIX.

JUNTO A ESTAS LINEAS Y BAJO ELLAS: La iglesia de San Lorenzo en Toro, en cuyas proximidades decía la leyenda que recogimos en la entrada anterior, murió la reina Beatriz de Suabia (madre de Alfonso X). Según cronología de Fernández Valdés, su edificación es coetanea a Fernando III y se debió de terminar entorno a comienzos del siglo XIII. Por cuanto es posible que la reina viviera sus últimos dias cerca de este curioso templo -de proporciones prerrománicas y de arquitectura hispano árabe-. Es esta iglesia de San Lorenzo, llamado El Real, por haberse usado posteriormente como sepulcro de algunos hijos de monarcas; un ejemplo de la más perfecta arquitectura mudéjar, cuyos arcos y formas nos llevan a recordar hasta los templos sasánidas, o los sirios.



Interesados por saber si algo de verdad desconocida pudiera haber en cuanto se narraba en este librito, fuimos hace unos días a Toro a preguntar qué había de cierto la leyenda anteriormente recogida (la de El Caballero de Suabia). Diciéndonos los toresanos que en verdad Da. Beatriz de Suabia murió en aquella ciudad en el año de 1235, tan solo dieciseis años después de haber llegado del Sur de Alemania para casarse con Fernando III (el santo). Tanto como era verdad que extrañamente, la reina vino a fallecer sola a estas tierras que le había concedido la Corona como dote. Al preguntarles sobre el lugar en el que la leyenda marcaba como sitio donde vió la última luz (junto al templo de San Lorenzo); rapidamente los habitantes de Toro nos comentaron que lo más probable es que muriese en el alcázar. Castillo situado apenas un centenar de metros de aquella iglesia, que hace siglos contenía un palacio real, donde vivieron y fallecieron otras reinas (como Isabel la Católica que testó y dejó aquí su legado, muriendo en Medina).



JUNTO A ESTAS LINEAS: Restos del Álcazar (castillo) de Toro, que se encuentra muy cerca de la iglesia de San Lorenzo y donde posiblemente falleció la reina Beatriz de Suabia en 1235. Hemos de suponer, que su muerte fue custodiada, velada y ceremoniada por los caballeros teutones que vivían apenas a unos quince kilómetros de esta villa (en la actual Mota del Marqués).

Tal como expusimos, pudimos comprobar que la población entonces conocida como La Mota de San Juan (o Santibáñez de la Mota) y que hoy se denomina Mota del Marqués, era una de las que más apreciaba la princesa "Sueva" (perteneciéndole por dote -tal como dijimos-). Lugar donde realmente y tal como narraba la leyenda, mandó fundar a sus caballeros germanos la Orden Teutona Hispana. Hechos estos que al parecer se producen solo tres años después de llegar la reina Beatriz desde Alemania para celebrar nupcias (acompañada por un séquito de guardianes germanos). Quienes se establecieron en esta villa de La Mota, creando bajo el patrocinio del Monasterio de La Santa Espina una iglesia y fortaleza. Templo que fué el inicio de la Ermita que hoy se conoce como la de Castellanos (remodelada en el siglo XVI). Igualmente, elevaron los alemanes el castillo, con torre del homenaje de planta circular de tipo centroeuropeo (edificio que por fortuna y gracias al bienhacer de la alcaldía y de Arepa Mota XXI, aún se mantiene en pié en lo alto de esa loma).

Por cuanto venimos diciendo, parece que los datos que nos aportaba la anterior narración pudieran tener muchos visos de realidad histórica; lo que nos obligó a continuar investigando sobre aquellas leyendas. Faltándonos para completar la trama, tan solo conocer si en verdad había una piedra -o losa central- en la ermita de Castellanos. Lápida con una cruz teutona y que pudiera ser el sepulcro del caballero Wolfram (Baraj) regalado por la reina Beatriz de Suabia. Para comprobarlo, nos pusimos en contacto con la asociación Cultural Arepa de Mota, quienes nos confirmaron la existencia de esta losa con una gran cruz muy extraña, de la que en breves días tendremos muestras fotográficas (gracias a los integrantes de esta asociación).
Por todo cuanto narramos, parece que estas leyendas de Mota se basan en algunos hechos muy reales y por ello deseamos continuar recopilando sus textos. Hoy incluimos la siguiente que es la segunda del libro y la redactaremos tal como lo hicimos en la primera: Recogiendo en letras mayúsculas lo que el manuscrito dice exactamente. Y completando en minúsculas lo que pensamos debía de poner en aquellas zonas que (por borrosas o por deterioro) son ilegibles -ampliaciones al texto que escribiremos en letras comunes, para saber que no es literalmente lo que el manuscrito dice-. Asimismo acompañaremos a veces el texto de notas aclaratorias para una mejor comprensión



LEYENDAS DEL CASTILLO DE LA MOTA DEL MARQUÉS
CAPITULO II: DON JUAN DE AUSTRIA EN MOTA Y SU VISIÓN DEL EMPERADOR.


SABIDO ES QUE EL HIJO NATURAL DEL EMPERADOR CARLOS V, VIVíA EN VILLAGARCÍA DE CAMPOS, ADOPTADO -DE ORDEN SECRETA Y REAL- POR LOS SEÑORES DE AQUELLA VILLA: DON LUIS DE QUIJADA (mayordomo del Emperador) Y DA. MAGDALENA DE ULLOA (hermana del que fue primer marqués de la Mota). CUANDO FALTABAN SUS AYOS -QUE ÉL CREIA ERAN SUS PADRES-, COMUNMENTE PASABA LOS DIAS CON SUS TIOS, EN ESTA NUESTRA POBLACIÓN; CERCANA A VILLAGARCÍA Y DE LA QUE FUERON HECHOS POCO DESPUÉS MARQUESES, LOS HERMANOS DE MAGDALENA DE ULLOA. EL INFANTE, PESE A SER HIJO DEL REY, HASTA ENTONCES TODOS DESCONOCÍAN ESTE HECHO (INCLUSO EL NIÑO); ALGO QUE SOLO SABÍAN QUIENES SE HACÍAN CARGO DE AQUEL RETOÑO DEL EMPERADOR.

JUNTO A ESTAS LINEAS: Puerta lateral del palacio del Marqués de la Mota, por donde dicen se escapaba el hijo de Carlos V (Juan de Asutria) para ir a jugar al castillo. Narra la Historia que le traían a este palacio a que se instruyera en latines y en griego, pero aquel muchacho de unos diez años solo gustaba jugar a los soldados. Así, su ayo Luis de Quijada (padre adoptivo por unos años) escribía al verdadero progenitor (El Emperador) que "los latines" no eran precisamente lo que entretenía al niño, que en cuanto podía tomaba un arma y se escapaba a lo alto del castillo para entrenarse en el manejo de la espada y del caballo. Este palacio que vemos en imagen y que se edificaría en los dias en los que Jeromín visitaba Mota del Marqués. Aunque el edifició no solo recibío al joven hijo de Carlos V, sinó también a su madre (Bárbara Bloomberg). La famosa "cantante" y amante del Emperador que paso una gran parte de sus días en estas tierras de los montes Torozos (compartiéndo la amistad con el Marqués de la Mota)


LE GUSTABA POCO ESTUDIAR LATIN AL QUE TODOS LLAMABAN POR AQUEL ENTONCES "JEROMIN", QUIEN HUÍA DE LAS CLASES QUE EN MOTA LE DABA SU PRECEPTOR GUILLEN PRIETO (1). SUBÍA PARA EVITARLAS HASTA EL CASTILLO, DONDE JUGABA CON LA ESPADA A SER SOLDADO (2) Y ASÍ FUÉ COMO NARRAN QUE UN DIA DE 1558 (CUMPLIDO YA LOS ONCE AÑOS), EN LO ALTO DE ESTE CASTILLO LE OCURRIÓ ALGO QUE NUNCA PUDO OLVIDAR. AQUELLO SUCEDIÓ POCOS MESES DESPUÉS DE QUE LE HUBIERAN LLEVADO A UN LUGAR LLAMADO JARANDILLA DE LA VERA, A CONOCER A UN HOMBRE MAYOR Y MORIBUNDO, QUE LE DIO UN FUERTE ABRAZO Y LE TRATÓ CON GRAN CARIÑO. AL SALIR DE ESE MONASTERIO LLAMADO YUSTE, DONDE AGONIZABA ESTE VIEJECITO QUE CON TANTO CUIDADO LE HABÍA MIMADO, PREGUNTÓ A SU AYO DON LUIS DE QUIJADA:
-"PADRE QUIÉN ES ESE SEÑOR QUE PARECE TAN RICO, PERO TAN POBRE Y QUE ME HA TOMADO POR LAS MANOS, SUBIÉNDOME LUEGO A SU REGAZO LLORANDO"-


AL OIR AQUELLO DON LUIS, SE RUBORIZÓ Y MIRÓ HACIA LOS LADOS, PARA OBSERVAR SI ALGUIEN HABÍA PODIDO ESCUCHAR EL COMENTARIO QUE JEROMÍN HABÍA HECHO SOBRE EL EMPERADOR. QUEDANDO TRANQUILO, AL VER QUE NADIE OYÓ LAS PALABRAS DEL NIÑO, LE RESPONDIÓ EN UN TONO UN TANTO ENFADADO: "-MIRA HIJO; ESTE ES EL REY. TE HA RECIBIDO Y NOS HA QUERIDO RECIBIR EN SECRETO PORQUE SE SIENTE MUY ENFERMO. NO DIGAS A NADIE DONDE ESTUVISTE, NI QUÉ HICISTE, PORQUE ES EL HOMBRE MÁS IMPORTANTE DEL MUNDO, AL QUE NO GUSTA QUE SE HABLE DE ÉL. PERO SOBRE TODO, NUNCA COMENTES A NADIE QUE TE COGIÓ EN BRAZOS, NI QUE SE ECHÓ A LLORAR. ELLO PUEDE HACER CREER A MUCHOS QUE ESTÁ AÚN MÁS GRAVE Y ENFERMO, DE LO QUE ESTÁ; LO QUE NO ES BUENO PARA ÉL NI PARA NADIE. ALGÚN DÍA TE CONTARÉ COSAS SOBRE EL EMPERADOR, PERO SOLO SI ME PROMETES NO DECIR NADA DE LO OCURRIDO."-


JEROMÍN ASINTIÓ CON UN GESTO PROMETIENDO "NO ABRIR LA BOCA", PERO TRAS ESE VIAJE, TAN CARGADO DE MISTERIOS Y SECRETOS, YA NO PUDO DEJAR DE PENSAR POR QUÉ AQUEL ANCIANO Y ENFERMO REY, QUE VIVÍA EN EL MONASTERIO CERCANO A JARANDILLA, TUVO TANTO INTERÉS EN COGERLE Y HABLAR CON ÉL VARIAS VECES. MÁS AÚN, LE EXTRAÑABA LA PROHIBICIÓN QUE LE HIZO DON LUIS DE QUIJADA DE NARRAR LO OCURRIDO A NADIE. PUES ESTABA DESEANDO DECIR A TODOS QUE EL EMPERADOR LE HABÍA ABRAZADO... .Y ES QUE AQUEL NIÑO AÚN NO SABÍA QUE EL MOTIVO DE LA VISITA NO SOLO SE DEBÍA A LA ENFERMEDAD GRAVE DEL QUE LE RECIBÍA; SINÓ TAMBIÉN A QUE UNOS MESES ANTES, CARLOS V HABÍA RECONOCIDO SU PATERNIDAD SOBRE JEROMÍN -ALGO QUE A EXCEPCIÓN DE DON LUIS DE QUIJADA Y LOS HOMBRES DE MAYOR CONFIANZA DEL EMPERADOR, SUPIERON HASTA DESPUÉS DE SU MUERTE-.

JUNTO A ESTAS LINEAS: Restos que aún permanecen en pié de lo que fué el alcázar de Villagarcía de Campos. Castillo de la famosa familia Quijada, que se mantuvo en pié con bastante "entereza" hasta el siglo XX. Tristemente, a día de hoy este que fué una maravillosa fortaleza, precisa de un uso y de una restauración. Algo que se debiera procurar, aunque solo fuera en la memoria de Don Juan de Astria.


ASÍ, COMO DECIMOS, TRAS REGRESAR DEL VIAJE A YUSTE, UNO DE LOS DÍAS EN QUE EL NIÑO HUYÓ DE LAS CLASES QUE SU PRECEPTOR, EL CAPELLAN GARCIA MORALES (3), LE DABA EN EL PALACIO DE MOTA. SUBIÓ HASTA EL CASTILLO A JUGAR A LOS SOLDADOS. ELLO OCURRIÓ UN 21 DE SEPTIEMBRE DE 1558 Y MIENTRAS ESTE SE DIRIGÍA A LA TORRE DEL HOMENAJE; EN EL CAMINO, SE ENCONTRÓ A ALGUIEN QUE PARECÍA UN PASTOR, QUIÉN LE PREGUNTÓ: -"¿JEROMÍN, POR QUÉ SUBES AL CASTILLO?"-.
EL INFANTE, AVERGONZADO AL VERSE DESCUBIERTO ESCAPANDO DE LAS DE LOS LATÍNES Y NO SABIENDO QUÉ DECIR, CONTESTÓ:

-"PORQUE QUIERO SER EL MEJOR SOLDADO DE LA HISTORIA Y A ELLO VOY A PRACTICAR"-
A LO QUE ESE HOMBRE MAYOR Y VESTIDO DE PASTOR LE REPLICÓ: -"ASI LO SERÁS, Y TE IRÁS AL FINAL DEL MEDITERRANEO A LUCHAR. PERO LAS ARMAS SIN LETRAS NO SON NADA, POR LO QUE HAS DE APRENDER Y ESTUDIAR. DE LO CONTRARIO LO QUE GANASES Y LO QUE VENCIERAS, SE CONVERTIRÁ EN HOJAS Y LO TRAGARÁN LOS LIBROS. BAJA A TOMAR TUS CLASES Y ESTUDIA BIEN ANTES DE QUERER APRENDER LA MILICIA"-


FUÉ ENTONCES CUANDO JEROMÍN, ASUSTADO, LE PREGUNTÓ CÓMO SABÍA SU NOMBRE, Y QUE SE HABÍA AUSENTADO DE LAS CLASES. A LO QUE AQUEL VIEJO PASTOR LE DIJO: -"¿NO TE ACUERDAS DE MÍ?. TE TOMÉ EN BRAZOS EN YUSTE, JUNTO A CUACOS Y JARANDILLA. POR ELLO VENGO A DECIRTE ANTES DE MARCHARME PARA SIEMPRE, QUE SI NO ESTUDIAS TU ESPÍRITU PODRÁ ESFUMARSE, TANTO COMO TUS OBRAS"-


AL PRONUNCIAR EL ANCIANO AQUELLAS PALABRAS, DICEN QUE DESAPARECIÓ COMO SI DE UNA MISMA NUBE SOPLADA SE TRATASE Y EL NIÑO BAJÓ ASUSTADO AL PUEBLO DE MOTA A TODA PRISA. NARRÓ PRIMERO LO SUCEDIDO A SUS PRECEPTORES (GARCÍA DE MORALES Y GUILLÉN PRIETO), QUIENES TRAS OIR LA HISTORIA NO DIERON CRÉDITO ALGUNO AL SUCEDIDO. AUNQUE AL ESCUCHAR SU "PADRE" (LUIS DE QUIJADA) "LA VERSIÓN", EL AYO SOLO LE COMENTÓ QUE PARECÍA UNA SEÑAL Y UNA ADVERTENCIA PARA QUE EL NIÑO SE APLICARA. QUEDANDO UN TANTO PREOCUPADO -PRIMERO POR LOS MALOS ESTUDIOS DEL INFANTE Y SEGUNDO PORQUE NO FUERA UN MAL PRESAGIO VISTO POR EL HIJO DEL EMPERADOR-.

JUNTO A ESTAS LINEAS: Subida al castillo d Mota del Marqués, donde se dice que practicaba con la espada Jeromín. Obsérvese que en su centro hay una ermita (Iglesia) que narra la leyenda fué edificada en memoria del lugar donde se apareció Carlos V a su hijo.


ASÍ SUCEDIÓ Y FUE EN ESA MISMA FECHA Y HORA EN LA QUE MURIO CARLOS V, AUNQUE LA NOTICIA TARDÓ EN LLEGAR VARIOS DIAS A MOTA DEL MARQUÉS Y A VILLAGARCÍA DE CAMPOS. TRAS ELLO, TODOS SE ENTERARON DE QUE UNOS DIAS ATRÁS (AQUEL 21 DE SEPTIEMBRE), JEROMIN HABÍA HABLADO CON UN EXTRAÑO PASTOR EN EL CASTILLO DE LA MOTA. VIEJO DEL QUE MUCHOS COMENZARON A SOSPECHAR QUE PODÍA SER EL ESPÍRITU DEL REY MUERTO, PUES COMO DECIMOS AQUELLO SUCEDIÓ EL MISMO DIA Y A LA HORA PRECISA EN LA QUE HABÍA FALLECIDO "SU SEÑOR". DON LUIS DE QUIJADA ESTABA PREOCUPADO ADEMÁS POR QUE EL NIÑO PUDIERA CONTAR QUE LE HABÍA CONOCIDO Y ABRAZADO MESES ANTES, YA QUE ELLO PODÍA LEVANTAR SOSPECHAS SOBRE LA PATERNIDAD ENTRE EL PUEBLO. POR ELLO PENSÓ EN ASUSTARLE PARA QU NO HABLASE MÁS DE AQUELLO Y ADVIRTIÓ A JEROMIN CON ESTAS PALABRAS:


-"MIRA CREO QUE SI COMO DICES HAS VISTO AL REY EN ESPÍRITU, YA TIENES MOTIVO DE ESTUDIAR. LA IGLESIA NO ADMITE ESTAS APARICIONES NI ESOS HECHOS DE FANTASMAS, PERO YO CREO QUE HAN PODIDO VENIR A CASTIGARTE UN POCO. PUES SEGURO QUE CUANDO SUPO EL EMPERADOR QUE MI HIJO ERA TAN MAL ESTUDIANTE, TEMIÓ PORQUE SE HICIERA A LA GUERRA SIN CONOCIMIENTOS. Y DE ELLO QUIZÁS HA VENIDO A ADVERTIRTE, PARA QUE TE APLIQUES, DEJES YA TANTA ESPADA Y TOMES ALGÚN LIBRO. QUE COMO TE DIJO ESE HOMBRE DEL CASTILLO, EL VALOR SIN SABIDURÍA ES SOLO LOCURA Y SI NO ESTUDIAS LO QUE GANASES SE VA A ESFUMAR Y SE LO VAN A TRAGAR LOS LIBROS, TAL COMO AQUEL SER SE ESFUMÓ ANTE TUS OJOS"-.


ASÍ FUE COMO CONSIGUIERON QUE JEROMÍN, TEMEROSO DE LOS SUCEDIDO COMENZARA A ESTUDIAR UN POCO. PESE A LO QUE YA MUY POCO MÁS VIVIÓ EN LA ZONA DE MOTA PARA QUE LE DIERAN CLASES GARCÍA MORALES Y GILLÉN PRIETO; PUES SU HERMANO (FELIPE II) PRONTO SUPO DEL RECONOCIMIENTO DE PATERNIDAD QUE EL EMPERADOR HABÍA HECHO DE AQUEL INFANTE Y ORDENÓ PREPARARLO TODO PARA QUE LE TRASLADARAN AL AÑO SIGUIENTE A MADRID (CON LA CORTE). ES MÁS, AL ENTERARSE DE LO QUE SE COMENTABA SOBRE QUE EL NIÑO HABÍA VISTO AL EMPERADOR (YA MUERTO) APARECIDO COMO UN PASTOR EN LOS MONTES TOROZOS, QUISO VENIR FELIPE II HASTA AQUELLOS PARA CONOCER A JEROMÍN Y OIR DE SU BOCA LA EXTRAÑA HISTORIA. POR ELLO, ELIGIÓ PRECISAMENTE LA FECHA EN LA QUE SE CUMPLÍA EL PRIMER ANIVERSARIO DEL FALLECIMIENTO DE CARLOS V, PARA VENIR HASTA ESTA ZONA, VER POR PRIMERA VEZ A SU HERMANO Y QUE ESTE LE ENSEÑARA EL LUGAR Y LE NARRARA LO SUCEDIDO.


FUÉ ASÍ COMO UN 21 DE SEPTIEMBRE DE 1559, UN AÑO DESPUÉS DE QUE EL EMPERADOR MURIERA (Y "EL HOMBRE" SE LE APARECIERA EN EL CASTILLO DE MOTA A JEROMÍN), CONCERTARON QUE LUIS DE QUIJADA LLEVASE A LOS MONTES JUNTO A LA SANTA ESPINA AL NIÑO. ALLÍ, SIN DECIRLE AÚN LO QUE LE ESPERABA, SU AYO LE HIZO LLEGAR DE LA MANO ANTE FELIPE II, QUIEN AL VERLE INTENTÓ ABRAZARLE. PESE A ELLO, DICEN QUE EL POBRE JEROMÍN VOLVIÓ A ASUSTARSE PUES EL REY FELIPE SE PARECÍA EN ALGO A SU PADRE. Y ASÍ EL INFANTE TEMÍA QUE AQUELLO QUE SUS OJOS VEÍAN, COMO UN HOMBRE BARBADO (TAN SEMEJANTE AL DE YUSTE), SOLO FUERA OTRA APARICIÓN Y ESPÍRITU QUE LE REGAÑARA. AL OIR ESTO QUE COMENTABA JEROMÍN, EL MONARCA ROMPIÓ EN RISAS Y RÁPIDO FUÉ A ABRAZAR AL NIÑO LLAMÁNDOLE HERMANO; PERO AQUEL NO SE DEJABA TOMAR Y SOLO DECÍA CASI LLORANDO DE MIEDO A DON LUIS DE QUIJADA:


-"PADRE, SON ESTOS LOS QUE SE PARECEN TANTO, ME ABRAZAN Y LUEGO REGRESAN EN EFIGIE DE FANTASMAS, QUE SE ESFUMAN..."-.

JUNTO A ESTAS LINEAS: Lienzo del pintor M.Galván expuesto en la Colegiata de Villagarcía en donde se ve el encuentro entre Felipe II y Jeromín (Juan de Austria), junto a La Santa Espina. En este cuedro se rememora como D.Luis de Quijada, que había sido ayo del hijo del emperador, llevó a Jeromín (de unos doce años de edad), ante su hermano. Efectivamente, el encuentro era secreto y en el retrato se muestra la cara de susto y asombro del niño al encontrarse frente al rey (agradecemos al museo de la Colegiata de Villagarcía que nos permita divulgar esta escena en el cuadro de su propiedad).


EN ESOS MOMENTOS Y AL OIR AQUELLO DE BOCA DEL INFANTE, YA DON LUIS DE QUIJADA Y EL REY NO PODÍAN PARAR DE REIR; Y VIENDO EL TEMOR QUE TODO AQUELLO DESPERTABA A JEROMÍN, LE PIDIÓ FELIPE II QUE LE MOSTRASE EL LUGAR DONDE SE LE HABÍA APARECIDO EL EMPERADOR. A CABALLO Y EN POCOS MINUTOS LLEGARON HASTA LA SUBIDA DEL CASTILLO DE MOTA DEL MARQUÉS Y ALLÍ SEÑALÓ EL PUNTO DONDE DECÍA EL NIÑO HABER VISTO AL PASTOR EN LA HORA Y DIA EN QUE MURIÓ CARLOS V. TRAS AQUELLO, DIJO FELIPE II QUE PESE A QUE EN LA IGLESIA NO ERAN DE BUEN PRESAGIO NI ADMISIBLES ESTAS HISTORIAS DE APARICIONES, SERÍA BUENO Y BELLO QUE EN ESE PRECISO LUGAR LEVANTARAN AL MENOS UNA ERMITA. QUE TAN SOLO POR LA RISA QUE AQUEL DIA HABÍAN COMPARTIDO CON LA HISTORIA NARRADA POR JEROMÍN, MERECÍA LA PENA RECORDARSE. ASÍ DICEN QUE ESTE ES EL ORIGEN DE LA IGLESIA DEL SALVADOR QUE ESTÁ JUSTO EN ESE LUGAR DE LA SUBIDA AL CASTILLO DE MOTA DEL MARQUÉS, DONDE ASEGURAN QUE SE APARECIÓ CARLOS V A SU HIJO JEROMÍN.

TRAS AQUELLO, TRASLADARON AL NIÑO YA A MADRÍD Y ESTUDIO ALGO MÁS, AUNQUE A CADA OPORTUNIDAD QUE VEÍA, SE ESCAPABA DE UNIVERSIDADES Y AULAS, PARA ENROLARSE EN EJÉRCITOS Y BATALLAS. ASÍ ERA EL ESPÍRITU DE QUIEN EN MOTA DEL MARQUÉS (Y EN VILLAGARCÍA DE CAMPOS) LLAMABAN JEROMÍN, PERO QUE EN LA CORTE COMENZARON A NOMBRAR COMO DON JUAN DE AUSTRIA. UN ESPÍRITU GUERRERO Y AVENTURERO QUE NO CESABA Y QUE LE LLEVÓ A EMBARCARSE EN LA BATALLA NAVAL DE MÁS IMPORTANCIA, PELIGRO Y HORROR QUE NUNCA HUBO: LEPANTO. HASTA ALLÍ SE FUÉ, AL OTRO LADO DEL MEDITERRANEO, CONSIGUIENDO LA VICTORIA Y LA GLORIA COMO GENERAL. TRAS LO QUE TRAJO EL ESTANDARTE GANADO HASTA LOS MONTES TOROZOS Y SE LO REGALÓ A SU MADRE ADOPTIVA (Da. MAGDALENA DE ULLÓA, QUE ENTONCES YA VIUDA VIVÍA LARGAS TEMPORADAS EN MOTA DEL MARQUÉS).


ASÍ SE SABE QUE DON JUAN DE AUSTRIA ESTUVO EN ESTAS TIERRAS EN UNO DE SUS ÚLTIMOS VIAJES, VISITANDO A SU MADRE NATURAL (Bárbara bloomberg, que se encontraba "recluida" en San Cebrián) Y A SU MADRE ADOPTIVA, A LA QUE REGALÓ EL ESTANDARTE GANADO EN LEPANTO. TRAS ELLO PARTIÓ PARA EL DESTINO ÚLTIMO QUE TUVO, COMO VIRREY EN LOS PAISES BAJOS (DONDE TRISTEMENTE, POCO DESPUÉS MURIÓ). MAGDALENA DE ULLOA CONSERVÓ LAS BANDERAS Y GALLARDAS DE LA BATALLA, QUE FUÉ COLOCANDO EN LA IGLESIA DE LA COLEGIATA DE VILLAGARCÍA DE CAMPOS (que mandó construir con su dinero). PESE A ELLO, EL MÁS IMPORTANTE DE AQUELLOS ESTANDARTES, PRONTO COMENZÓ A DESHACERSE Y DE COMÚN CAÍAN TROZOS DE SUS BANDERAS SOBRE LAS CABEZAS Y LOS MISALES ABIERTOS DE LOS QUE ASISTÍAN A LAS LITURGIAS EN ESTA IGLESIA. POCO A POCO, AQUEL LIENZO TAN IMPORTANTE FUÉ DESHACIENDOSE Y QUEDANDO CASI EN NADA Y DICEN QUE ELLO SE DEBE A LO QUE CARLOS V DIJO A JEROMÍN: QUE DEBÍA ESTUDIAR MÁS, PUES SINÓ LO QUE GANARA SE LO COMERÍAN LOS LIBROS. POR ELLO, EN VILLAGARCÍA EXISTE LA COSTUMBRE DE QUE CUANDO SE CAÉ UN TROZO DE ESTAS BANDERAS, SE METE EN EL MISAL.

Como curiosidad final añadiremos, que los pocos restos que quedaron de la bandera principal ganada en Lepanto y expuesta hasta hace bien poco en la Colegiata, fueron enmarcados hace unos años en un pequeño cuadrito. Cuadro que precisamente e increiblemente se expone en el museo de Villagarcía justo al lado y sobre los libros de latín y griego que los clérigos de la zona imprimieron y en los que estudiaban. Por su parte, muchos de los que asistieron durante años a las misas en la Colegiata de Villagarcía de Campos, narran como a veces caían trozos de la bandera de Lepanto sobre sus cabezas (deshechas, tal como cuenta la leyenda). Girones que siempre tenían por costumbre (dede el siglo XVIII y XIX), recoger e introducir en los misales. Todo ello como si las palabras de Carlos V dichas a su hijo en el Castillo de la Mota del Marqués, se hubieran hecho cumplir; pues los libros se fueron tragando poco a poco el mayor galardón de Lepanto.


BAJO ESTAS LINEAS: Lo único que ha quedado del lienzo ganado en Lepanto, en el Museo de Villagarcía de Campos, es este pequeño cuadrito enmarcado con los pocos encajes que se salvaron. Como decimos y narra la leyenda, esta bandera se fue dehaciendo colgada del techo, sobre las cabezas de los fieles que guardaban en misales sus trozos. Por su parte, las gallardas y velas mayores de la nave de Don Juan de Austria, sí se conservan en buen estado y se encuantran actualmente en el museo de Santa Cruz de Toledo.



CITAS:
(1) El nombre que da de este primer preceptor de Juan de Austria es histórico y parece que se tartaba de una persona muy vinculada a los Ulloa (clérigo y profesor de Latín).


(2) Cierto es también que todas las crónicas narran como Jeromín (mientras era hijo secreto de Carlos V, al igual que cuando más tarde supo que se trataba de un Infante de España), sintió muy poco cariño por los libros y estaba día y noche practicando con las espadas y los caballos. Por su parte, los datos que da sobre fechas y visitas de Jeromín a Jarandilla (Yuste) a ver a Carlos V, sobre la estancia en Villagarcía y etc, son históricamente exactos.
(3) El nombre de este segundo preceptor de Juan de Austria en la zona de Villagarcía es igualmente histórico. Existe el hecho de que aún en la zona de Mota, Urueña y Villagarcía, se siguen dando estos apellidos de García Morales (en forma repetida); lo que hace pensar que pudieran ser familiares de estos clérigos de la zona, que educaron al hijo de emperador (tanto como los Gillén y Prieto)







1 comentario: